Las “promotoras” se dedican a promover una causa. También han sido llamadas asistentes de salud en el campo, trabajadoras de salud en la colonia, asesoras de salud no profesionales, trabajadoras de difusión, representantes de salud en la comunidad, trabajadoras de salud indígenas o del poblado, y trabajadoras de salud no tradicionales.

Nuestras promotoras de salud voluntarias forman uno de los más importantes pilares del Centro para Abogacía Comunitaria CCA en sus actividades dedicadas a proporcionar educación, orientación y apoyo de salud a los trabajadores agrícolas y otras familias trabajadoras de bajos ingresos que desean establecer comités que trabajan para orientar y mejorar las condiciones de salud en sus comunidades dentro de Salinas y Pajaro Valley.

Después de ser capacitadas por entrenadores de CCA y proveedores de servicios de salud, estas promotoras comunitarias les brindan a sus compañeros información e intervenciones de medicina preventiva en las áreas de enfermedades crónicas, salud conductual y prevención de la violencia juvenil.

La mayoría de las promotoras voluntarias capacitadas por CCA también son madres. Sueñan con darles un mejor futuro a sus hijos. Sueñan con ayudar a crear comunidades saludables, seguras y sólidas.

Como promotoras capacitadas, estas mujeres agricultoras orientan a sus vecinos en formas de mejorar su salud y prevenir enfermedades. Para muchas familias agrícolas, las promotoras pueden ser la única fuente de información sobre la salud. Esto se puede traducir en la diferencia entre recibir atención preventiva y el diagnóstico de una enfermedad crónica prevenible.

Según la Sección de Trabajadores de Salud de la Comunidad de la Asociación Estadounidense de Salud Pública, un trabajador de la salud de la comunidad “es un trabajador de salud pública de primera línea que generalmente es un miembro confiable de la comunidad y/o tiene una comprensión inusualmente clara de la comunidad a la que brinda servicio. Esta relación de confianza le permite al trabajador servir de enlace/vínculo/intermediario entre los servicios de salud/sociales y la comunidad con el propósito de facilitar el acceso a los servicios y mejorar la calidad y la competencia cultural del suministro de servicios.

“Un trabajador de salud de la comunidad también estimula las capacidades individuales y comunitarias al aumentar los conocimientos sobre la salud y la autosuficiencia a través de una gama de actividades, tales como la difusión, la educación en la comunidad, la asesoría informal, el apoyo social y la defensa”, concluyó.

Gracias a las promotoras de CCA, cada año:

  • Cientos de familias agrícolas y otras familias de bajos ingresos aprenden y enseñan formas sencillas y saludables de comer y cocinar.
  • Cientos de familias agrícolas y otras familias de bajos ingresos aprenden y enseñan formas de mejorar su condición física.
  • Cientos de familias agrícolas y otras familias de bajos ingresos aprenden y enseñan cómo prevenir, detectar y hacer recomendaciones hacia los proveedores de salud más apropiados.

Además de ayudar a los trabajadores agrícolas a mejorar su salud, las promotoras, gracias a las posiciones de liderazgo que ocupan en sus comunidades, ayudan a entablar relaciones más sólidas, empezando con sus propias familias y siguiendo a lo largo de sus comunidades para mejorarlas. Esto resulta en la reducción del estrés y la depresión debido al enfoque proactivo de involucrarse en los cambios positivos.

El Centro para Abogacía Comunitaria (CCA) fue incorporado en 1989 y empezó a prestar servicios en 1990. La misión de CCA es capacitar a los trabajadores agrícolas a fin de formar y dirigir comités basados en la comunidad con el objetivo de promover mejores condiciones de vivienda y de salud.

La visión de CCS es: Crear una comunidad en donde los trabajadores agrícolas se sientan capaces de servir como líderes y en donde las personas encargadas de tomar decisiones puedan solicitar la asesoría de estos líderes de los trabajadores agrícolas.

De forma muy similar a las promotoras, CCA capacita a sus demás líderes comunitarios a fin de formar comités para negociar con los dueños de viviendas con el propósito de resolver problemas tales como condiciones inseguras en el hogar, discriminación en la vivienda y depósitos de seguridad.

CCA también capacita a sus líderes comunitarios para que colaboren y enseñen a los trabajadores agrícolas a establecer alianzas con funcionarios públicos y líderes civiles de su localidad. Estas alianzas ayudan a los trabajadores agrícolas a implementar políticas locales que promueven sus esfuerzos por mejorar la salud y las condiciones de vivienda de los trabajadores agrícolas.

Cada año, CCA patrocina una Campaña de Promotoras del Día de las Madres con el fin de ayudar a recaudar fondos destinados a honrar y apoyar a las mujeres que dirigen los comités de vivienda y salud en la comunidad de CCA.

“CCA puede ‘ayudar a los trabajadores agrícolas a ayudarse a sí mismos’ gracias al generoso apoyo de nuestra comunidad local, fundaciones y donadores privados”, afirmó Sabino López, Director Ejecutivo Interino de CCA. “Hagamos de este Día de las Madres un día dedicado al reconocimiento de las madres como líderes excepcionales, un día para retribuir a quienes siempre ayudan a los demás. Este año, nuestro objetivo es recaudar $50,000 para estas valientes y decididas mujeres”.

Para brindar apoyo u obtener información adicional sobre el programa de promotoras de CCA, llame al (831) 753-2324 extensión 12.