Nuestros Héroes

Ben Heller Award Recipient

Sam Karas Leadership Award Recipient

2011
2012
2013
2014
2015
2011

Maximiliano Cuevas, M.D.

El Centro de Abogacía Comunitaria otorga el Premio Ben Heller 2011 por Liderazgo y Valor a la Clínica de Salud del Valle de Salinas (Clínica) y su Director General, el Dr. Maximiliano Cuevas.

Clínica ha estado proporcionando servicios de salud de bajo costo a las familias en los valles de Salinas y Pájaro desde 1981, cuando un grupo de voluntarios de la comunidad y médicos voluntarios se reunieron para diseñar un programa para traer servicios de salud a los trabajadores agrícolas. En 1989, CSVS se convirtió en el primer centro de salud “federalmente calificado” en el condado de Monterey, permitiéndole proveer servicios de salud a un número cada vez más grande de trabajadores agrícolas que no podían pagar por esos servicios. Cada año desde 2001, Clínica ha obtenido el altamente respetado premio Sello de Oro del Joint Commission Accreditation Healthcare Organization (JCAHO). Hoy en día, Clínica entrega atención de calidad, integridad, profesionalismo, respeto mutuo, innovación y responsabilidad.

Clínica es el principal proveedor de servicios de atención primaria de salud de calidad para los trabajadores agrícolas en los valles de Salinas y Pájaro. Clínica reporta que atienden a más de 100.000 pacientes al año, trabajando con aproximadamente 40.000 pacientes activos. Los médicos de Clínica han entregado más de 10.000 recién nacidos desde 1986. El amplio espectro de servicios de Clínica significa que las familias de trabajadores agrícolas pueden recibir servicios de atención prenatal a pediatría, servicios dentales, servicios médicos generales y todo lo demás, utilizando una estructura de tarifas escalables. Además de los amplios servicios de salud disponibles, Clínica tiene una farmacia disponible para las familias. Dado que Salinas tiene una de las poblaciones sin seguro médico más altas en el estado, los servicios de Clínica son esenciales para asegurar que los residentes de nuestra comunidad reciban cuidado médico. Nadie es rechazado basado en no tener seguro.

El doctor Cuevas, hijo de una familia campesina del valle de San Joaquín, ha sido un lider visionario. Bajo su liderazgo, Clínica ha visto un crecimiento dramático mientras mantenien su compromiso de proporcionar atención de salud de alta calidad a los menos capaces de pagarla. Más importante aún, el Dr. Cuevas ha insistido en que, a lo largo de la expansión de Clínica y sin importar cuán estresante sea el trabajo, los trabajadores agrícolas siempre son tratados con respeto y dignidad. El Dr. Cuevas es un médico dotado que optó por usar su habilidad para ayudar a los trabajadores agrícolas en lugar de participar en una práctica más lucrativa. Es conocido y respetado por todos los líderes e instituciones de justicia social.

El doctor Cuevas a menudo le dice que las clínicas de salud rurales, atendidas por médicos latinos que hablaban español, ni siquiera eran un sueño cuando creció en los campos del valle de San Joaquín, junto con sus hermanos y padres trabajadores agrícolas. Lo que no menciona es que se necesitó a alguien como él para desarrollar y nutrir una red de clínicas de salud rurales modernas, de última generación, cultural y lingüísticamente competentes para los trabajadores agrícolas que trabajan en los campos de los valles de Salinas y Pájaro. Bueno, Max, es posible que tú no lo menciones, pero de seguro, el Centro de Abogacía Comunitaria sí lo hace. Y para celebrar su buen trabajo, le presentamos a usted y a Clínica el Premio Ben Heller 2011 por Liderazgo y Valor.

Acosta Plaza Comité

La misión de CCA es ayudar a los trabajadores agrícolas y a otras familias trabajadoras de bajos ingresos a crear y dirigir comités de vecindad que promuevan, por sí solos, mejores condiciones de vivienda y salud. Trabajando con líderes y comités vecinales, el CCA ayuda a las personas a transformar su estado individual y de vecindario de uno caracterizado por déficit y fracaso a uno definido por activos y éxito. Al hacer este trabajo, el CCA ha aprendido una lección muy importante: la transformación sólo occure cuando la gente del vecindario, ellos mismos, dirigen la carga. Ni los individuos ni los vecindarios pueden ser transformados desde el exterior. La transformación tiene que ocurrir desde adentro.

Damos honor a un comité de barrio, el Acosta Plaza Comité, que está enérgicamente comprometido en el negocio de transformar, no sólo un barrio, sino toda una comunidad.

Acosta Plaza es una comunidad de bajos ingresos en East Salinas que exhibe muchas de las tensiones socioeconómicas que caracterizan a las comunidades de bajos ingresos. El desarrollo residencial es enorme, con 304 unidades. La comunidad tiene niveles educativos bajos, bajos niveles de ingresos y tasas de delincuencia desproporcionadas. A lo largo de los años, la comunidad ha sido presentada, tal vez injustamente, como una ciudad plagada de violencia de pandillas y deterioro físico.

Aunque Acosta Plaza tiene sus de desafíos, Acosta Plaza también tiene residentes maravillosos y atributos físicos atractivos. El Acosta Plaza Comité, con la ayuda de CCA, está trabajando para cambiar su comunidad de una donde las deficiencias y el deterioro coloran la percepción de la gente de Acosta Plaza a uno donde la gente buena y barrios seguros son lo que todo Salinas ve.

Para lograr su meta, el Comité se esfuerza por transformar Acosta Plaza de una comunidad donde los residentes se sienten vulnerables y manipulados a una comunidad donde los residentes se sientan capacitados para (1) decidir cómo debe progresar su comunidad y (2) acceder a los recursos necesarios para construir la comunidad que quieren.

Inicialmente, el Acosta Plaza Comité ha organizado tres “días de limpieza” en el desarrollo residencial. El primero permitirá a los residentes deshacerse de materiales que ya no necesitan en lugar de almacenarlos en sus instalaciones. El segundo permitirá a los residentes tirar los materiales que actualmente causan desorden en las áreas públicas de la comunidad. El tercero restaurará áreas recreativas que se han vuelto inutilizables por negligencia.

Posteriormente, el Comité concentrará sus esfuerzos en asegurar un terreno vacío en Acosta Plaza para dedicar su uso a actividades comunitarias. El Comité ayudará a CHISPA, un desarrollador local de vivienda asequible, a asegurar el título de la tierra vacante. El Comité hará una encuesta a los residentes de Acosta Plaza para que los residentes decidan qué uso específico se debe hacer con el terreno. El Comité también abogará por convencer a la ciudad de Salinas de re-zonificar la tierra de su uso actual (unidades multifamiliares de alta densidad) a un uso que permita actividades basadas en la comunidad (por ejemplo, un centro comunitario, un centro de cuidado infantil, etc.).

El Proyecto Acosta Plaza fue posible gracias a una donación de The California Endowment a cuatro socios colaboradores: CCA, COPA, CHISPA y Second Chance. La subvención es parte del esfuerzo de diez años y millones de dólares de The Endowment de California para transformar a East Salinas en una comunidad vibrante y saludable. El esfuerzo también incluye becas a Hartnell College, las Bibliotechas de la Ciudad de Salinas, y la Autoridad Regional de Deportes de Salinas, entre otros. El Acosta Plaza Comité y CCA agradecen el compromiso de The Endowment de California para mejorar la calidad de vida de todos los residentes de Salinas.

2012

Kurt Gollnick

Kurt Gollnick ha sido entrenador de fútbol soccer para los niños del campo en East Salinas y un motor principal en el esfuerzo para traer instalaciones recreacionales a los niños que viven en el valle de Salinas,  Ha sido un partidario de candidatos de justicia social que buscan cargos públicos, y un gran mentor para el Centro de Abogacía Comunitaria (CCA). En todo ese tiempo, Kurt ha servido como el Director de Operaciones de Scheid Vineyards, el mayor productor de uva de vino en el condado de Monterey. Si un hombre del renacimiento alguna vez caminó por los campos del valle de Salinas, tiene que ser Kurt Gollnick.

A pedido de CCA, Kurt se ha presentado frecuentemente ante la Junta de Supervisores del Condado de Monterey para abogar por ordenanzas que promuevan la construcción de viviendas asequibles para los trabajadores agrícolas y otras familias trabajadoras de bajos ingresos. Cuando lo hace, Kurt presta la gravedad de su posición de liderazgo dentro del sector empresarial a los esfuerzos de los defensores de la justicia social. Hace varios años, Kurt desempeñó un papel clave ayudando a forjar una ecléctica coalición de líderes de la industria agrícola, grupos sindicales organizados y defensores de la justicia social, una coalición formada para derrotar una medida de la boleta electoral que hubiera restringido severamente las oportunidades económicas y de vivienda para familias trabajadoras de bajos ingresos.

Más recientemente, Kurt se unió a los esfuerzos de The California Endowment (TCE) y los defensores locales de la justicia social para transformar East Salinas de una comunidad donde las personas se sienten aisladas y marginadas a una comunidad donde los residentes sienten que pueden decidir cómo deben ser sus vecindarios, a una comunidad donde los residentes sienten que tienen acceso a los recursos que necesitan para hacer realidad su visión para East Salinas. En esta iniciativa de diez años financiada por TCE, llamada “Building Healthy Communities”, Kurt ha centrado su energía en los esfuerzos para expandir el complejo de campo de fútbol soccer que aborda el este y el norte de Salinas. También fue instrumental en la supervisión de la donación de una gran área de tierra propiedad de Scheid Vineyards con el fin de aumentar los campos de juego disponibles en Greenfield. Proporcionar oportunidades recreativas para niños y adolescentes de todos los orígenes es una pasión para Kurt. De hecho, ayudó a fundar y actualmente sirve en la junta directiva de una organización sin fines de lucro dedicada a aumentar las oportunidades recreativas para jóvenes y otros en el valle de Salinas.

Kurt Gollnick también sirvió en el Consejo de Administración del CCA durante seis años, hasta que los límites de mandato terminaron su labor. Durante ese tiempo, Kurt ayudó a dirigir CCA a través de una expansión histórica y ayudó a CCA a asegurar importantes activos de capital, incluyendo nuestro edificio de oficinas. El CCA notó la perspicacia que tenía en negocios Kurt y tomó decisiones financieras que mantienen al CCA en buena condición fiscal.

El Director Ejecutivo del CCA tiene la bendición de interactuar con muchos mentores que ofrecen sus talentos para ayudar a mejorar la calidad de vida en nuestra comunidad. Personalmente, soy muy afortunado de haber aprendido de Kurt Gollnick. He visto a Kurt actuar con valentía para reunir a sectores de la comunidad que de otra manera tienen poco contacto entre sí. Se necesita coraje para iniciar relaciones de poder entre personas que, en la superficie, parecen estar inexorablemente en competencia entre sí. Se necesita liderazgo para ayudar a esas personas a darse cuenta de que comparten ciertos valores y que pueden trabajar juntos para implementar esos valores.

Kurt ha actuado valientemente para ejercer su liderazgo de una manera que ayuda a los trabajadores agrícolas y a otras familias trabajadoras de bajos ingresos. Por esa razón, CCA otorga el Premio Ben Heller 2012 por Liderazgo y Valor a Kurt Gollnick.

Comité de Residentes de Village Park

Muchos de nosotros, en un momento u otro, hemos enfrentado situaciones en que personas usan su autoridad para imponer su voluntad, independientemente de las consecuencias perjudiciales. A veces aceptamos los resultados, quizás prometiendo evitar que ocurra la misma injusticia en el futuro. Otras veces, tomamos una posición, allí mismo, sabiendo que la autoridad ejerce el poder, pero esperando que la justicia traiga cambios.

El Comité de Residentes de Village Park, entrenado por el CCA, eligió el segundo camino.

A principios de 2012, las autoridades estatales ordenaron a un propietario que cerrara un parque de casas móviles, Village Park, en una comunidad no incorporada, que en su mayoría consistía de trabajadores campesinos de Pájaro, en el condado de Monterey. Las autoridades alegaron que ciertos defectos hacían inseguro el parque de casas móviles. El cierre dejaría sin hogar a veinticuatro familias de trabajadores agrícolas que poseían casas móviles en el parque y que no tenían otro lugar para reubicarse. Las familias contactaron al CCA para pedir orientación.

Con la asistencia del CCA, las familias formaron un comité de residentes y eligieron a líderes de entre sus filas para representar a las familias ante los funcionarios del estado. Los funcionarios, sin embargo, se negaron a negociar con las familias, indicando que, según sus protocolos, tratarían solamente con el dueño del parque de casas móviles. Un oficial del estado, nos dijeron, haría un último viaje al parque de las casas móviles para consultar con la dueña, pero ella no hablaría con las familias y ella no levantaría la orden de cierre.

Las familias decidieron reunirse en el parque de casas móviles para saludar a la funcionaria estatal y buscar una audiencia con ella. Cuando llegó, ella dijo que no se reuniría con las familias o con CCA, su representante. Las familias siguieron a la funcionaria mientras ella hacía sus rondas, todo el tiempo explicando su situación y ofreciendo negociar una solución. Al fin, la funcionaria acordó negociar.

Para el fin del día, las familias y la funcionaria negociaron un acuerdo que abordaba tanto las necesidades de las familias como la responsabilidad de los funcionarios estatales. Las familias seleccionaron un subcomité de residentes para supervisar la implementación del acuerdo y reunirse con el funcionario estatal dentro de unas semanas para realizar una nueva inspección. Después de la inspección adicional, el funcionario estatal dio la aprobación para que el parque de casas móviles continuara operando. Poder y Justicia habían trabajado juntos para preservar las casas de las familias.

Por tomar una posición, sabiendo que la autoridad y el poder estaban contra ellos, y por crear un espacio donde la justicia podría traer el cambio, el CCA orgullosamente otorga el Sam Karas Farmworker Leadership Award del 2012 al Village Park Comité.

2013

Monterey Bay Aquarium

El Centro de Abogacía Comunitaria (CCA) otorga con orgullo el Premio Ben Heller 2013 por Liderazgo y Valor al Acuario de la Bahía de Monterrey. El premio honra el éxito del acuario en la promoción de la justicia social y ambiental.

El acuario de la bahía de Monterey ha sobresalido en la promoción de la diversidad y el fomento de oportunidades educativas para las comunidades marginadas. Al hacerlo, el acuario se ha convertido en un modelo para organizaciones en todos los Estados Unidos que se esfuerzan por ofrecer programas que incluyan y sirvan a comunidades diversas.

El acuario ha buscado construir consorcios comunitarios integrales e integradas. La fundación de estas asociaciones incluye programas de familia, desarrollo profesional para los profesores de los estudiantes marginalizados, visitas gratuitas de las escuelas, entrenamiento del liderazgo, y entrenamiento para carreras y trabajos en el acuario.

Al ver la necesidad de educación enfocada en la juventud, oportunidades recreativas y económicas, el acuario ha lanzado varios programas innovadores como WATCH (Watsonville Area Teens Conserving Habitats), anteriormente Mar y Campo, y una asociación comunitaria y escolar con Pájaro Valley High School, creando una red de oportunidades. Otros programas incluyen Mujeres Jóvenes en Ciencia, Exploradores Submarinos y Libre Para Aprender. El acuario recluta muchos guías estudiantiles como voluntarios de la comunidad latina, y luego ofrece oportunidades para puestos remunerados. Una destacada institución local que se ha asociado con el acuario es la Biblioteca Cesar Chavez. El acuario aporta imágenes de vida marina, libros y soporte técnico para cámaras web en vivo de sus exposiciones como una manera de conectar a las familias con esfuerzos de preservación marina y ampliar horizontes.

Los esfuerzos del acuario para ser accesible a comunidades culturalmente y económicamente diversas han beneficiado mucho a la comunidad del CCA. El acuario apoya y alienta los esfuerzos de las familias trabajadoras involucradas con el CCA, proporcionando la admisión gratuita a los líderes del barrio y los miembros del comité. El acuario asegura la accesibilidad al proporcionar transporte gratuito.  Esta ayuda del acuario ayuda a construir la asociación entre el “Mar y Campo” que nuestra comunidad quiere y merece. Gracias al trabajo del acuario, habrá una masa crítica de familias y líderes comunitarios para quienes la justicia social y la justicia ambiental son la norma cultural.

Por el trabajo y la visión del Acuario de la Bahía de Monterey, CCA le otorga el Premio Ben Heller 2013.

Comité de Acosta Plaza

La percepción es más poderosa que la realidad. ¿Con qué frecuencia hemos oído decir eso? ¿Y cuántas veces nos hemos sentido impotentes para obligar a la percepción a conformarse a la realidad?

Los líderes de los trabajadores agrícolas que honramos esta noche han tolerado durante años una percepción que ofusca injustamente la realidad en la que viven. Con la ayuda del CCA, estos líderes han lanzado una campaña para corregir esa percepción. Están convencidos de que ellos y sus vecinos, con la ayuda de la gente de buen corazón de Salinas, pueden hacer que la realidad sea más poderosa que la percepción.

El barrio Acosta Plaza se encuentra en el corazón de East Salinas. Situado cerca de Sanborn Road, una arteria de tránsito principal en East Salinas, entre dos calles densamente pobladas y transitadas, Laurel Drive al sur y Garner Street al norte, Acosta Plaza alberga más de 300 condominios, algunos de ellos ocupados por propietarios, pero muchos de ellos son alquileres. Es el hogar de al menos 2.000 personas.

Los residentes de Acosta Plaza trabajan duro, asisten a la iglesia, hacen bien en la escuela, participan en deportes y otras actividades recreativas y se tratan respetuosamente. Los residentes de Acosta Plaza patrocinan y se ofrecen como voluntarios para organizar eventos del barrio que celebran a los niños, promueven estilos de vida saludables y arreglan su barrio. Sin embargo, los periódicos, los noticiarios y las estaciones de radio de nuestra región rara vez mencionan estos atributos y actividades.

En cambio, los medios de comunicación acuden a Acosta Plaza sólo para denunciar la violencia en el vecindario. Los reporteros de aspecto sombrío, con el rostro enrojecido por el maquillaje y destacados por las luces de televisión portátiles montadas en furgonetas con antenas de satélite, narran la historia de otro balaceo en East Salinas, transmitiendo imágenes de policías fuertemente armados presidiendo sobre un barrio y un pueblo asustado. Reporteros de aspecto desalentado, de regreso al estudio, reclaman lamentarse de tener que alimentar la percepción violenta de East Salinas, como si no tuvieran otra opción, como si nada más digno de sus noticiarios sucede en Acosta Plaza.

Los líderes de los trabajadores agrícolas cuyos trabajos celebramos esta noche se formaron, con la asistencia de CCA y el apoyo financiero de The California Endowment, el Acosta Plaza Neighborhood Committee. El objetivo del comité es no sólo de cambiar la percepción que otros han formado de Acosta Plaza, sino también transformar su vecindario de uno donde los residentes se sienten aislados y sin voz a un barrio donde los residentes tengan acceso a recursos que les ayuden a mejorar la calidad de sus vidas. Para lograr esto, el comité patrocina eventos de barrio que crean comunidad (Día del Niño, Festival de Cultura, ferias de salud, jornadas de limpieza). En estos eventos, el comité recluta a otros vecinos en sus esfuerzos y, con la asistencia de CCA, ayuda a desarrollar la capacidad de liderazgo de los reclutas. El comité también se reúne con funcionarios públicos y líderes filantrópicos para investigar activos que el Comité puede asegurar para ayudar a su causa. Por último, el comité moviliza a sus vecinos en una acción cívica que genera aliados y gana recursos para mejorar su vecindad.

El Acosta Plaza Committee proporciona liderazgo extraordinario a un barrio que lo necesita desesperadamente. Los esfuerzos del comité transformarán no sólo el vecindario sino también, cómo otros lo perciben. Para ello, CCA otorga el Premio de Liderazgo Sam Karas Farmworker al comité del barrio Acosta Plaza.

2014

Luis Alejo

Luis Alejo se crió en Watsonville, el hijo de padres campesinos. A partir de ese inauspicioso comienzo, Alejo desarrolló un sentido de compromiso personal para ayudar a su comunidad. Alejo ha dado expresión a ese compromiso autorizando legislación histórica como miembro de la Asamblea Estatal de California, legislación que ayuda a las familias desfavorecidas y subrepresentadas en California.

El asambleísta Alejo cuenta con una larga e impresionante lista de victorias legislativas. CCA insta a todos nuestros amigos a visitar el sitio web del asambleísta (http://asmdc.org/members/a30/) para revisar sus logros legislativos. Aunque consciente de esos logros, esta noche celebramos a Luis Alejo como un miembro leal y bueno de nuestra comunidad.

Luis se quedó en nuestra comunidad por elección. Sus logros educativos como título universitario de U.C Berkley, su título de derecho de U.C. Davis, y maestría de la Universidad de Harvard, abrieron puertas que podrían haberlo alejado de nosotros. Pero él decidió quedarse, a permanecer para hacer buen trabajo en nombre de nuestra buena gente.

Luis no es sólo un miembro de nuestra comunidad. Él es un líder en nuestra comunidad. Los líderes de los trabajadores agrícolas entrenados por el CCA conocieron el liderazgo de Alejo de una manera muy positiva hace varios años, mientras Alejo seguía siendo el alcalde de Watsonville. Los líderes de los trabajadores agrícolas movilizaron a más de 100 de sus compañeros campesinos para abogar por un programa de higiene dental que beneficiaría a sus hijos.

Los trabajadores agrícolas hablaron elocuentemente sobre la necesidad del programa. Los oponentes, sin embargo, se volvieron indisciplinados y comenzaron a atacar la integridad de los trabajadores agrícolas. Desde el estrado, Alejo guió magistralmente el debate, permitiendo a los opositores expresar sus puntos de vista, pero impidiendo que tomaran control de los procedimientos. En todo momento durante el debate, Alejo afirmó la integridad de los trabajadores agrícolas que apoyaron la medida. Al final, los trabajadores agrícolas ganaron la votación, gracias en gran medida al hábil liderazgo de Alejo.

Alejo también ha demostrado ser un líder hábil durante su mandato en la Asamblea del Estado de California como lo hizo durante muchos años como alcalde de Watsonville. Él ha ganado muchos elogios a lo largo en reconocimiento de su trabajo.

Nos sumamos a los premios que Luis ha ganado. Pero lo hacemos no sólo para reconocer su buena obra, sino también, para honrarlo por permanecer fiel a nosotros, por permanecer como un miembro bueno y leal de nuestra comunidad, incluso cuando sus talentos lo llevan a otras alturas.

Antonio Briseño y Ulises Foronda

Un verdadero líder inspira a otros a la acción. El coraje del líder se convierte en el valor de sus seguidores. La noble acción de un líder se transforma en la noble acción de muchos. Los verdaderos líderes transmiten grandes historias, como las grandes historias del mundo de John Steinbeck, que hacen que la gente se sienta bien. Tan bien como para tomar acciones nobles.

Los dos líderes que honramos, Antonio Briseno y Ulises Foronda, han inspirado a muchos otros a tomar acciónes nobles. Antonio ha motivado a innumerables padres a convertirse en líderes para sus familias, líderes cuyo compañerismo los niños buscan, minimizando así el atractivo de la violencia callejera juvenil. Ulises ha motivado a sus vecinos a liderar campañas que aseguren recursos para que sus vecindarios sean seguros y acojedores para sus familias.

Antonio es líder de vecindario entrenado por el CCA que ayuda al CCA a implementar nuestro programa “Familias Fuertes”, una iniciativa de prevención de la violencia juvenil. El programa de Familias Fuertes enseña estrategias que ayudan a los padres a mantener a sus hijos anclados a sus familias. El programa enseña estratégias de comunicación familiar y técnicas de disciplina positiva.

Gracias a los esfuerzos de Antonio, él y otros líderes entrenados por el CCA ahora enseñan el currículo de Familias Fuertes en la mayoría de las parroquias católicas en los valles de Salinas y Pájaro. Esto ha aumentado drásticamente el número de familias que se benefician del programa. La expansión se traducirá en una reducción del número de jóvenes que se sienten atraídos por el comportamiento delincuente. Fue Antonio quien convenció a la Diócesis Católica de Monterrey de incorporar a Familias Fuertes en las actividades de las diversas parroquias católicas. El CCA había tratado de lograr esto durante años. Tomó el liderazgo de Antonio -su fascinante historia sobre los impactos del programa Familias Fuertes- para mover a la Diócesis a su decisión. Por eso, el CCA le otorga con gratitud el premio Sam Karas Farmworker Leadership a Antonio Briseno.

Ulises Forondais es un líder entrenado por el CCA que es presidente de Salinas Poder Popular, un programa de CCA que reúne a líderes del barrio y funcionarios públicos en un lugar especial llamado Concilio. En las reuniones de Concilio, los líderes del barrio y funcionarios públicos discuten medidas que pueden tomar para hacer los vecindarios de East Salinas seguros y apropiados para familias. Trabajando a través del Concilio, Ulises ayudó a dirigir una campaña que movilizó a residentes en varios vecindarios de East Salinas para obtener recursos -tanto públicos como privados- para revitalizar un parque comunitario que había caído en completo deterioro. El parque se había convertido en un puerto para la actividad criminal, incluyendo el tráfico de drogas y la prostitución.

Ulises primero presentó una visión a sus vecinos. Describió la posibilidad de un parque con equipo recreativo y áreas de picnic donde las familias pudieran llevar a sus hijos. La visión o cuento, como John Steinbeck lo llamaría – era grande y, como diría Steinbeck, los oyentes se hicieron grandes. La presentación de Ulises inspiró a sus vecinos a actuar. Montaron demostraciones en el área que rodeaba el parque para atraer la atención y los partidarios a la causa.

Se reunieron con funcionarios públicos, incluidos comandantes de la policía y miembros del consejo de la ciudad. Llevaron el asunto al Poder Popular Concilio donde los líderes de barrio y funcionarios públicos juntos idearon un plan para asegurar recursos para transformar el parque de la comunidad. Al final, tuvieron éxito gracias al liderazgo de Ulises. La visión de Ulises se convirtió en la visión de sus compañeros. Su llamado a la acción se convirtió en un compromiso de acción para sus vecinos. Ulises se convirtió en el activo más valioso de la vecindad, un líder con seguidores. Por esto, CCA orgullosamente otorga el premio Sam Karas Farmworker Leadership a Ulises Foronda.

2015

Lorri Koster

En su capacidad como Presidenta y Directora General de Mann Packing Company, Lorri A. Koster encabeza una de las empresas agrícolas más poderosas de California. Lo que es más, la empresa es propiedad de y operada por mujeres, como certificada por el Women’s Business Enterprise National Council. No sólo es su líder una mujer, pero 65% de los accionistas de la compañía y la mayoría del Consejo de Administración de la compañía son mujeres. Esta es una contribución impresionante a la noción de diversidad.

Lorri Koster fomenta la diversidad fuera del mundo del comercio, también. Tome el golf, un deporte comúnmente asociado con la cultura americana. Lorri es miembro de la mesa directiva de First Tee del condado de Monterey, una organización voluntaria que introduce a niños latinos de East Salinas, muchos de ellos de familias de agricultores, el juego de golf y a los valores que subyacen el deporte. Debido a que Lorri y sus compañeros se preocupan, los niños latinos son expuestos rutinariamente a los nueve valores principales de First Tee: honestidad, integridad, deportividad, respeto, confianza, responsabilidad, cortesía y juicio, valores que servirán a estos niños y sus comunidades así como durante su transición a la edad adulta. Y los niños aprenden el juego del golf, un deporte que de otra manera estaría más allá de su alcance.

Lorri Koster también dedica su generosidad a ayudar a los jóvenes, una vez más, muchos de ellos de familias campesinas, que buscan reorientar sus vidas después de experimentar la adversidad. Lorri sirve en el Consejo Asesor de Negocios de Rancho Cielo, una organización que ofrece oportunidades de carrera para los jóvenes que de otro modo no encontrarían ninguna. La tasa de éxito de Rancho Cielo es fenomenal. La participación de Lorri es una parte muy importante de ese éxito.

La Sra. Koster está entre los líderes de la industria agrícola que defienden las políticas de uso de la tierra y que fomentan la construcción de viviendas de calidad para los trabajadores agrícolas. Al igual que su difunto padre Don Nucci, que también recibió el premio Ben Heller, ella y su compañía siempre han respondido a solicitudes de ayuda de desarrolladores de viviendas asequibles y defensores de la vivienda de los agricultores. Lorri y Mann Packing Company están entre los que envían cartas y abogan por buenas políticas de vivienda.

Por último, Lorri, en forma privada y anónima, brinda apoyo financiero a las familias, entre ellas campesinas, cuyos hijos no podrían participar en actividades juveniles que los ayuda a desenvolverse y crear su caracter, muchas de esas actividades deportivas. Ella hace esto no porque pertenezca a la junta directiva de una organización benéfica o porque se le pida que lo haga. Lo hace porque es una buena mujer que quiere ayudar a construir una buena comunidad.

Por todas estas razones, el Centro de Abogacía Comunitaria (CCA) se siente orgulloso y honrado de presentar a Lorri A. Koster el Premio 2014 Ben Heller de Liderazgo y Valor.

Sabino Lopez

El Premio Sam Karas para el Liderazgo de Trabajadores Agrícolas generalmente honra a un grupo de trabajadores agrícolas que forman un comité de vecindario que aboga por mejores condiciones de vivienda y salud. Este año, el premio es para el hombre que ha ayudado a formar todos esos comités. Sabino López, Subdirector del CCA y Entrenador Principal de Trabajadores Agrícolas, creó el modelo que CCA usa para ayudar a los trabajadores agrícolas a organizar comités vecinales. Él es también la persona que ha implementado exitosamente el modelo, tanto por la participación directa con los líderes del barrio, como por la enseñanza de otros instructores de la CCA para implementar su modelo. Sabino ha estado haciendo esto, y ayudando a guiar el desarrollo organizacional de CCA, desde 1990, cuando CCA abrió sus puertas por primera vez.

Ya era hora que el CCA honrara el trabajo de Sabino. También es un buen momento para hacerlo porque Sabino se está jubilando. Sabino era uno de un pequeño grupo de personas que formó el plan para CCA. Quería una organización que diera a los trabajadores agrícolas las herramientas que ellos mismos necesitaban para crear un cambio positivo. Otras organizaciones proporcionaban maravillosos servicios a los trabajadores agrícolas, servicios que los trabajadores agrícolas necesitaban con urgencia. Sin embargo, las organizaciones, en general, trataban a los trabajadores agrícolas como una audiencia -como destinataria- y no como activistas que podían, ellos mismos, entregar los cambios que su comunidad necesitaba. Sabino se propuso cambiar eso.

Creó un modelo que fomenta a nuevos líderes de trabajadores agrícolas que involucran a sus compañeros en conversaciones sobre cambio positivo, líderes que forman alianzas con personas e instituciones que pueden ayudar a lograr cambios y líderes que guían la acción colectiva para atender las necesidades de la comunidad de trabajadores agrícolas. El modelo es bastante impresionante. Pero el compromiso de Sabino con él es aún más impresionante. Después de ayudar a diseñar el plan para el CCA, y antes de que el CCA tuviera nada más que un sueño para atraer fondos, Sabino fue reclutado para unirse al movimiento de “Conserjes Para la Justicia” en San Diego. En San Diego, Sabino ayudó a los conserjes de edificios de oficinas a ganar salarios más altos, mejores beneficios y mejores condiciones de trabajo. Sabino se convirtió en una estrella de la justicia para los conserjes y él estaba bien en camino a una carrera cómoda. Compró un condominio y estableció a su familia en una vida estable en San Diego. Pero antes de que saliera de Salinas, Sabino dio su palabra a Lydia Villarreal, fundadora de CCA: volvería a trabajar para CCA si CCA alguna vez recibía fondos.

Justo cuando Sabino se estaba estableciendo en una exitosa carrera y una vida familiar estable en San Diego, CCA recibió su primera beca. Lydia llamó a Sabino. Sabino le dijo a Lydia que regresaría porque había dado su palabra que lo haría. Sabino dejó una carrera prometedora y una vida cómoda en San Diego para regresar a Salinas para ayudar a una compañía pequeña sin fines de lucro con sólo una subvención inicial. Lo hizo porque es un hombre de su palabra. Debido a que Sabino ha seguido siendo un hombre de su palabra, porque su palabra ha generado mejores condiciones de vida para miles de trabajadores agrícolas y porque su palabra ha convertido a el CCA en una organización de justicia social, CCA orgullosamente otorga el Premio Sam Karas 2015 por Liderazgo de Trabajadores Agrícolas a Sabino López.

2016

Pete Delgado

According to a 2013 Monterey Health Department report, “Monterey County is designated as a primary care shortage area by the federal Health Resources and Services Administration. Most of the county is medically underserved, which includes dental and mental health services.” For that reason, The Center for Community Advocacy (CCA) works hard to improve farmworker access to health care. In this year’s Ben Heller Award recipient, CCA has found a formidable ally.

Pete Delgado and the Salinas Valley Memorial Health Care System (SVMHCS) have opened a medical clinic in Gonzales, a city heavily populated by farmworkers and other low-income working families. The clinic provides improved access to health care to a community that desperately needs it. For this effort, CCA bestows its 2016 Ben Heller Award on Mr. Delgado. The Award is fitting because it is named in honor of Ben Heller, a physician who dedicated his life to caring for farmworkers, both as a doctor and as founding Board Member
of CCA.

Pete Delgado is president/CEO of Salinas Valley Memorial Healthcare System, where he is responsible for directing the leadership and operations of an integrated network of health care programs, services and facilities. The Healthcare System encompasses an acute care public district hospital licensed for 269 beds, ten urgent care clinics, and a group of primary care and specialty physician practices with 70 practitioners. Salinas Valley Memorial employs more than 1,650 people and its medical staff includes 297 board-certified physicians.

Mr. Delgado was a founding member of the National Forum for Latino Healthcare Executives. This national organization strives to increase the representation of Latinos at the executive level of hospitals across the country. The Hispanic Business magazine recognized Delgado as one of the Top 100 Influential People of 2009. During his tenure at Salinas Valley Memorial Healthcare System, Mr. Delgado has expanded access to care, greatly increasing the services available to all members of the community, regardless of their ability to pay.

Mr. Delgado has led the effort to introduce SVMHCS’s power and prestige to a farmworker community in the Salinas Valley. CCA sees this as the beginning of a continuing effort to make health care more accessible to farmworkers. CCA is proud to present its 2016 Ben Heller Award to Pete Delgado.

Farmworker Advisory Committee

There are many forms of leadership; all of them authentic and effective. Tonight we celebrate a special form of leadership; one that uses persuasion, perseverance and negotiation to win the support of an erstwhile adversary. Tonight, we honor the CCA-trained, “Farmworker Advisory Committee.”

The Committee is the only one of its kind in California, having been formed two years ago as an adjunct to the Office of the Agricultural Commissioner of Monterey County (Ag Commissioner). All 59 counties in California have an Ag Commissioner. The Monterey County Ag Commissioner is the only one that has a farmworker advisory committee.

This year, the Farmworker Advisory Committee partnered with the Ag Commissioner and five of the area’s largest agricultural companies to launch a pilot project that improves the warnings that must be posted when growers apply pesticides to their fields. The improvement allows farmworkers, themselves, to determine when it is safe to reenter the fields after an application. Previously, farmworkers had to rely on the word of their supervisors whenever they were asked to enter a field that was still “posted.” On such occurrences, supervisors would tell the farmworkers that their employer had forgotten to remove the signage and that it was safe to reenter. Farmworkers were left to ponder whether or not it was really safe to reenter. Now, farmworkers will be able to tell for themselves.

Previously, regulations required growers to post warning signs whenever their fields are sprayed with pesticides. The signs, however, had no information showing the date on which farmworkers may reenter the fields. Under the pilot project, participating growers will include the date when reentry is safe.

The Farmworker Advisory Committee worked for many months to devise a scheme that made it manageable for both the Ag Commissioner’s enforcement staff and for the participating growers. The Committee first conducted conversations with the Ag Commissioner and his staff to gain their support. The Ag Commissioner then facilitated conversations with the five participating growers. Ultimately, the three sectors (farmworkers, growers and regulators) reached consensus to secure the protections that farmworkers need with a scheme that made it manageable for the growers and the Ag Commissioner.

As part of the scheme, up to 60,000 farmworkers in Monterey County will receive bilingual (English/Spanish) information cards – similar to business cards – advising them to call the Agricultural Commissioner’s office if they suspect violations of pesticide safety rules. The cards also advise employers that it is illegal to retaliate against farmworkers who seek the help of the Agricultural Commissioner’s Office.

It took leadership to implement the provisions described above. It took uncommon leadership to do so in a way that garnered the support of the Ag Commissioner and the region’s largest agricultural companies. For this leadership, the Center for Community Advocacy bestows the Sam Karas Farmworker Leadership Award on the Farmworker Advisory Committee.